2017 · 08 · 11 • Fuente: S.L., Playground Magazine

Israel está construyendo un gran muro subterráneo que cercará aún más la Franja de Gaza

La prensa israelí ha informado que trabajadores españoles participarán en el Proyecto Obstáculo, una obra faraónica pionera en sistemas de defensa

Israel se blindará también bajo la superficie. Cientos de operarios e ingenieros trabajarán durante las 24 horas ininterrumpidamente para construir un muro subterráneo de 65 kilómetros en la frontera con la Franja de Gaza. Entre ellos, habrá trabajadores españoles.

La noticia de la participación española en la construcción de la barrera la reveló ayer la prensa israelí. Sin embargo, fuentes diplomáticas del Gobierno español aseguran que desconocen la presencia en las obras de trabajadores procedentes de España.

El proyecto Obstáculo —así se llama esta obra faraónica sin precedentes en el mundo— costará alrededor de 769 millones de euros y está destinado a neutralizar los túneles de infiltración de las milicias palestinas.

Las obras, que empezaron de forma experimental hace unos meses y funcionarán a pleno rendimiento a partir de octubre, tienen lugar a escasos metros de la línea fronteriza donde tuvo lugar la guerra de 2014.

Durante el conflicto que enfrentó a Israel y a las milicias palestinas de la Franja se localizaron y destruyeron 31 túneles utilizados por Hamas en la frontera con Gaza y se empezó a barajar la posibilidad de construir un muro subterráneo.

La barrera estará dotada de sensores electrónicos para detectar cualquier intento de perforación y en algunos tramos de los 65 kilómetros se elevará en la superficie. La construcción del muro está siendo vigilada atentamente por el Ejército, ya que la zona es conflictiva y hay riesgo de ataques contra las obras.

El Ejército israelí publicó también fotografías y coordenadas de dos edificios de Gaza que, según ellos, estaban siendo utilizados como cobertura para la red de túneles palestinos.

El proyecto Obstáculo, así se llama esta obra faraónica sin precedentes en el mundo, costará alrededor de 769 millones de euros y está destinado a neutralizar los túneles de infiltración de las milicias palestinas.

“Estos dos objetivos, en lo que a mí respecta, son blancos militares legítimos, y en el caso de que comience una nueva guerra, cualquiera de ellos se está poniendo en peligro a sí mismo, a su familia, y la responsabilidad caerá sobre Hamas”, declaró el jefe del comando sur del Ejército israelí, Eyal Zamir.

Por su parte, un portavoz de Hamás, Fawzi Barhoum, calificó las declaraciones israelíes de “ mentiras y fabricaciones que pretenden dañar la imagen de la resistencia palestina y justificar el asesinato en masa de miles de civiles palestinos”.

Para otros, la construcción de este muro subterráneo es otra más de las estrategias de Israel para convertir la franja de Gaza en una gran cárcel.

"No creo que este proyecto del muro sea para poner fin a los túneles palestinos porque Israel ya tiene soluciones técnicas como aparatos sónar que perciben movimientos bajo tierra. Israel quiere ser pionero en industria militar y en las soluciones técnico-militares y al mismo tiempo convencer al público israelí de su buen gobierno",  explicaba Tawfiq Abu Shomar, analista palestino e investigador de asuntos israelíes en Gaza en una entrevista para El Mundo el pasado junio.

Durante la guerra de 2014, 2.100 palestinos murieron víctimas de ejército israelí, dos tercios civiles. 67 israelíes perdieron la vida, 61 de los cuales eran militares.

Fuente: S.L., Playground Magazine