2018 · 04 · 24 • Fuente: Middle East Monitor en Español

Fuerzas palestinas llaman a formar comités populares para detener los ataques de los colonos

Las fuerzas nacionales e islámicas de Cisjordania Ocupada han llamado el domingo a detener las amenazas y los ataques de los colonos de la ocupación a través de la creación de comités de vigilancia y de comités populares. Se quiere con ello defender las ciudades y los pueblos palestinos.

[alhadath.ps]

Essam Bakr, coordinador de las fuerzas nacionales e islámicas en Ramallah y Al Bireh, ha informado de esta decisión de las mismas de formar comités de guardia en todas las ciudades palestinas con el fin de repeler y poner fin a los ataques de los colonos, y de hacer que estos “paguen” tras el aumento de las agresiones y ataques contra los pueblos y ciudades palestinos, en los que corean consignas racistas y han tratado de incendiar mezquitas, vehículos y propiedades de la ciudadanía.

Bakr ha señalado también en una entrevista concedida a Quds Press que estos comités se conformarán de forma que funcionen de acuerdo al espíritu de la primera Intifada. Con ello se refiere a que se busca la participación popular, de la ciudadanía de cada pueblo y ciudad, que será reforzada mediante la participación de las fuerzas nacionales en cooperación con los consejos de aldeas y municipios. Los cometidos básicos serán proteger a los pueblos, avisando mediante la megafonía de las mezquitas cuando se produzcan estos ataques, para disuadir a los colonos de estas actuaciones.

Bakr aseguró también que estos comités también colaborarán en el desarrollo de una cultura de resistencia popular y en fomentar la cohesión y la solidaridad entre los ciudadanos en su defensa de sus pueblos y ciudades y que, por supuesto, la juventud colaborará también en el desarrollo de estos mecanismos de resistencia popular, como ocurre en Gaza actualmente con las “Marchas del Retorno”.

Este conglomerado de fuerzas ha remarcado también en un comunicado emitido tras su reunión semanal, celebrada ayer, que va a cerrar filas y a reforzar la unidad civil popular de cara a una confrontación con la ocupación y a una superación de aquellos obstáculos y dificultades que la ocupación pretende colocar para que no logre sus objetivos. Y aprovechar para contestar a éstos con una unidad de acción que propicie a su vez el logro de la reconciliación nacional y el desarrollo de la resistencia popular por encima de divisiones y otras cuestiones secundarias, sean las que sean.

Las fuerzas han explicado también que el próximo martes se celebrará una concentración frente a la sede de la Cruz Roja Internacional en apoyo a la población presa en las cárceles de la ocupación israelí, a los administradores, y a las familias de los presos que están en huelga de hambre.

Hay que señalar que se espera que el viernes próximo se registre una escalada en la actividad de la resistencia debido a la coincidencia próxima de varios eventos, a saber, los llamamientos y movilizaciones realizados desde la Franja de Gaza para que la cuestión del Retorno se mantenga en el debate internacional cada viernes, la coincidencia de esto con los preparativos para la conmemoración del 70 aniversario de la Nakba y la coincidencia con la fecha prevista para que se realice la anunciada decisión de la administración de Trump. Ante esta sincronía de hechos se están preparando diversas iniciativas para que, con la máxima participación popular posible, las movilizaciones en defensa del derecho del Retorno y de Jerusalén como capital de la Palestina libre sean masivas.

Es de destacar que existen grupos organizados de colonos judíos, con una mentalidad racista de extrema derecha, que ya funcionan de acuerdo a una estructura organizativa común, y que atacan en ocasiones a la población palestina local de Cisjordania y Jerusalén ocupada.

Al mismo tiempo que el gobierno israelí sigue trabajando para ampliar los asentamientos ilegales ya existentes en tierra de la ciudadanía palestina permite a estos colonos que residen de forma ilegal en territorio palestino ir armados, lo que refuerza su agresividad e impunidad.

Estos han llevado a cabo en múltiples ocasiones acciones agresivas y violentas contra la población palestina. Estas prácticas violentas van, a nivel personal, desde el hostigamiento, la agresión y la violencia verbal o física, a los intentos de asesinato.

Además han atacado y vandalizado las tierras y propiedades de la población palestina de múltiples maneras, atacando los sitios sagrados de la fe islámica y cristiana, quemando mezquitas, iglesias y escribiendo consignas racistas en las paredes o profanando tumbas de musulmanes. También han asesinado ganado, o destrozado o cortado los árboles frutales, inutilizado pozos, o destruido la maquinaria agrícola o los vehículos y otras propiedades particulares de la ciudadanía palestina.

La intención subyacente en estos comportamientos, que pese a la unánime condena internacional debido a su motivación extremista y racista son en muchas ocasiones ignorados u obviados por la ciega y parcial justicia de la ocupación, es lograr la expulsión de la ciudadanía palestina de sus tierras.

Fuente: Middle East Monitor en Español