2018 · 10 · 22 • Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada.

El horrendo crimen del periodista saudí: salvajismo, doble moral e intereses económicos

Algunos crímenes son materia de escándalo y fuerte despliegue periodístico y otros similares son tapados y sometidos a un bloqueo informativo por parte de la prensa occidental, todo depende de quién es el autor del crimen.

Gran y justificado revuelo periodístico motivó el horrible asesinato del periodista Jamal Khashoggi, sucedido dentro del consulado saudí en Estambul, Turquía. Indudablemente, el hecho merece todo el repudio y el castigo a los responsables, tanto materiales como intelectuales.

Llama la atención la torpeza y la estupidez del régimen saudí para cometer este tipo de asesinatos. Muchos comentaristas, periodistas y corresponsales de medios árabes y europeos, contrastaron la “ineptitud” saudí con el “profesionalismo” israelí para eliminar a los opositores - “enemigos” - o cometer asesinatos perfectos en cualquier rincón del mundo.

Sin embargo, los criminales, sean ineptos o profesionales, son criminales y terminan por ser descubiertos, tal como sucedió con los “profesionales” israelíes que asesinaron a Mahmud Almabhuh, un militante de Hamas, sucedido en Dubái en 2010, donde los asesinos fueron fácilmente descubiertos, hecho que motivó un incidente diplomático con Irlanda, ya que los agentes israelíes utilizaron pasaportes falsos del país europeo.

En 1997, los agentes de la Mossad israelí fueron descubiertos cuando intentaban asesinar al líder de Hamas, Khaled Mashaal en Amman, donde los agentes fueron detenidos y el hecho causó otro incidente diplomático con Canadá debido a la falsificación israelí de pasaportes de ese país.

Recién, en abril de este año, agentes israelíes contrataron a sicarios pertenecientes a los escuadrones de la muerte en Malasia para asesinar a un palestino residente en es país, generando el repudio por los mecanismos utilizados y parecidos a las mafias y cárteles de drogas, tal como lo denunció en periódico israelí Haaretz (26 de abril de 2018). Hay muchísimos casos similares.

Decenas de horribles asesinatos cometidos por Israel han ocurrido en distintas partes del mundo, y decenas de periodistas palestinos han sido impunemente asesinados por los soldados israelíes, sin embargo, nunca con el despliegue mediático que ha generado el asesinato del opositor saudí Khashoggi. Esto, entre otros, se debe principalmente a dos motivos:

  • La doble moral con que el mundo occidental y en especial Estados Unidos tratan a Israel donde ese país puede darse el lujo de violar y pisotear todos, absolutamente todos los estamentos del derecho y la legalidad internacionales, cometer crímenes lesa humanidad y violar sistemáticamente los derechos humanos sin recibir la reacción o el castigo que amerita la gravedad de las atrocidades cometidas. Solo tenemos que conformarnos con algunas críticas o reproches hipócritas, inofensivos e insignificantes.
  • Las conveniencias y los intereses comerciales han estado siempre por encima del derecho, la legalidad y los valores humanitarios. Claramente, este crimen será utilizado por occidente (Europa y Estados Unidos), para obtener beneficios económicos. Chantajeando al régimen saudí implicaría compensaciones económicas para occidente. Recientemente Trump, advirtió al rey de Arabia Saudita, Salman Bin Abdelaziz, que podría no durar ni dos semanas en el poder de no ser por el apoyo militar que le brinda Washington y por lo cual debiera pagar por esta protección, y frente a la muerte del periodista saudí el mismo Trump prefirió bajar el perfil al crimen para no perjudicar a las empresas y los empleos de los estadounidenses reduciendo miles de millones de dólares de las ventas de armas realizadas al reino”.

Fuerte revuelo, escándalos informativos, muchísimas condenas,… pero a la larga nada pasará, los “negocios” son muy importantes para los países “democráticos”. Alemania solo suspenderá por ahora la venta de armas al régimen saudí, pero y como siempre, es solo suspensión, nunca cancelación definitiva. La venta de las armas es importante, aún que estas son utilizadas para bombardear y asesinar a la empobrecida población civil del Yemen y para la horrible represión en contra de los opositores tanto dentro del país como en el exterior como el asesinato del ciudadano Khakoggi. El gobierno español fue aún más descarado. Su presidente Pedro Sánchez señaló que mantendrá la venta de armas a Arabia Saudí para defender “los intereses de España”, armas que son utilizadas para asesinar a civiles inocentes. Los negocios están por encima de los principios y la vida de las personas. Los Derechos Humanos no es mas que un simple slogan que se manipula según las conveniencias y los beneficios.

Tanto Israel como el régimen saudí, tienen aspectos en común: a parte del estilo religioso fundamentalista que rige estos regímenes y sus intereses y alianzas estratégicas para enfrentar a un enemigo común como es el caso de Irán, ambos violan sistemáticamente los derechos humanos y ambos recurren al asesinato de los opositores o “enemigos”. Algunos son más eficientes que otros, pero ambos tienen “justificaciones convincentes” para cometer y avalar crímenes. Sin embargo, unos son descubiertos y obligados a pagar caro por los crímenes cometidos y otros son también descubiertos pero dada la protección con que cuentan por parte del mundo occidental “democrático y libre”, nunca son castigados.

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada.