2019 · 03 · 11

Checkpoint 300 de Israel: Sofocación y costillas rotas en hora punta

Trabajadores palestinos señalan que las condiciones en el notorio checkpoint (punto de control militar israelí) en Cisjordania ocupada han empeorado en los últimos meses.

Checkpoint 300 se construyó hace más de una década como parte del Muro de Apartheid de Israel [Jaclynn Ashly / Al Jazeera]

El frenético clamor interrumpe los ruidos habituales en el Checkpoint 300 de Israel en Belén, donde miles de trabajadores palestinos hacen fila durante horas, a partir de las 3 a.m., para llegar a tiempo a sus trabajos en Israel.

Los trabajadores charlan, discuten, bromean, gritan frustrantemente, golpean las barras de acero y sacuden los torniquetes que los policías fronterizos israelíes bloquean intermitentemente en medio del agobiante tráfico.

"Se ha desmayado. ¡Todos se mueven! ¡Llama a una ambulancia!". La multitud se vuelve más enérgica cuando un joven es llevado fuera del checkpoint. Numerosos trabajadores rodean el cuerpo inerte del hombre tendido en el suelo, y otros intentan resucitarlo sin éxito.

Varios de los espectadores gritan: "¡Muévete, muévete! ¡Hazte espacio! ¡Deja que el periodista filme! Muéstrale al mundo lo que nos está pasando", mientras empujan a las personas a un lado para crear un espacio despejado para que Al Jazeera fotografíe la escena.

Llega una ambulancia y el joven es subido a una camilla y es llevado al hospital. Los trabajadores continúan a través del único carril de cemento, bebiendo café en pequeños vasos de papel para superar su agotamiento. Un trabajador mira a Al Jazeera y comenta: "Israel trata a los animales mejor que nosotros".

Es una mañana típica en el Checkpoint 300.

Asfixia, costillas rotas y muerte.

Los palestinos se han quejado durante mucho tiempo de las condiciones volátiles en el checkpoint, también conocido como el checkpoint de Gilo. Sin embargo, los trabajadores palestinos informan a Al Jazeera que las condiciones en el cruce han empeorado en los últimos dos meses.

El checkpoint 300 se construyó hace más de una década como parte del Muro de Apartheid de Israel, considerado ilegal por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en el año 2004. EAPPI, una organización que supervisa los puntos de control de Israel, le indica a Al Jazeera que el 300 es "el peor" en Cisjordania.

Miles de palestinos del sur ocupado de Cisjordania deben cruzar esta barrera para trabajar en la Jerusalén oriental ocupada, parte del territorio palestino ocupado. Puede tomar hasta tres horas cruzar el punto de control durante la hora punta. Cuando el tráfico es menor durante el día, el viaje dura solo unos minutos.

Muchos palestinos están escapando de las altas tasas de desempleo en la Cisjordania ocupada, mientras que otros prefieren trabajar en Israel por mejores salarios, a veces recibiendo más del doble de lo que ganarían en Cisjordania.

La escena cada mañana es caótica, con los palestinos apretados dentro de un solo carril, y subiéndose a las barras de acero circundantes, trepando y colgando entre la multitud.

Cuando los funcionarios israelíes desbloquean el torniquete en la entrada del checkpoint, los palestinos avanzan, pasando uno por uno, hasta que se bloquea nuevamente. Aquellos que logran entrar luego ingresan a un complejo similar a un almacén donde se encuentran más torniquetes, una cinta transportadora de seguridad, donde deben colocar todos sus artículos, y un detector de metales.

Finalmente, llegan al control de permisos, donde los funcionarios israelíes verifican los permisos de trabajo y toman sus huellas dactilares.

Abed Abu Shiera, quien ha vendido café fuera del checkpoint durante 11 años, ha visto de primera mano los efectos de las duras condiciones de la barrera. Cada mañana, al menos uno o dos trabajadores se asfixian y se desmayan por la falta de flujo de aire, indica. El mismo Abu Shiera a menudo tiene que llamar a la ambulancia para recogerlos.

 

مساء الخير هذا حال العامل اللي من الساعة 3 الصبح بكون ع المعبر عشان لقمة العيش اللهم كن بعونهم #معبر_بيت_لحم_٣٠٠

Publicado por ‎سما سعير sama saier‎ en Miércoles, 13 de febrero de 2019

 

El hombre de 44 años ha sido testigo de fracturas en las piernas después de que los palestinos se cayeran de las barras de acero de donde cuelgan docenas de trabajadores. Otras veces, ha visto a los trabajadores romperse las costillas por la presión de la multitud que empuja hacia adelante cada vez que se desbloquea el torniquete.

Un joven palestino se desmaya en el Checkpoint 300 [Jaclynn Ashly / Al Jazeera] 

Abu Shiera incluso ha sido testigo de la muerte. En octubre, un trabajador de 65 años del campo de refugiados de Arroub, en el distrito sur de Hebrón, resbaló y cayó sobre su cabeza dentro del estrecho corredor del checkpoint. Fue llevado a un hospital cercano y declarado muerto.

A pesar de esta realidad diaria, Abu Shiera se hizo eco de las voces de muchos trabajadores con los que habló Al Jazeera: "Vengo aquí seis días a la semana durante 11 años", expresó. "Pero este último mes y medio es el peor período que he visto".

'Se pone peor y peor'

Los trabajadores palestinos le explican a Al Jazeera que antes de unos meses, las grandes multitudes se reducía a las 7 am. Sin embargo, durante la visita de Al Jazeera esta semana, incluso a las 8 am, el checkpoint todavía estaba repleto de personas.

Amir, un palestino de 23 años que ha trabajado como limpiador en el punto militar para una compañía privada israelí durante unos cinco años, comenta que los funcionarios israelíes solían bloquear los torniquetes en intervalos de cinco a 15 minutos, antes de permitir más. Los palestinos pasaban.

Sin embargo, durante los últimos dos meses, los funcionarios israelíes han bloqueado los torniquetes hasta por una hora, señala Amir, lo que hace que las condiciones ya intolerables en el checkpoint se agudicen. Los palestinos ahora se están desmayando con más frecuencia, y algunos trabajadores expresaron temor de ser aplastados entre la multitud.

Nasser Abu Maria, un obrero de la construcción de 45 años de Beit Ummar en Hebrón, se para a un lado con otras docenas de palestinos, esperando que la multitud se disperse antes de atreverse a entrar en el punto de control.

Abed Abu Shiera ha vendido café fuera del punto de control durante 11 años   [Jaclynn Ashly / Al Jazeera]

Hace una semana y media, Abu María se asfixió y se desmayó dentro del checkpoint. El camino estaba demasiado lleno para que los trabajadores lo llevaran afuera, obligándolos a arrojar su cuerpo apático sobre las barras de acero, donde los trabajadores del otro lado lo agarraron y lo colocaron en el suelo.

Luego fue llevado a un hospital. "Estoy demasiado asustado para entrar cuando está así", comentó, señalando al mar de trabajadores abarrotados y apilados uno encima del otro entre el cemento y el acero.

"Todo lo que queremos es que ellos (los israelíes) simplemente dejen de cerrar la puerta. Solo dejémonos pasar. Eso es todo lo que pedimos. Dejemos de pasar por toda esta humillación", indicó. "El agotamiento que experimento al pasar por este punto de control es más agotador que mi jornada laboral de ocho horas".

La semana pasada, las frustraciones en el checkpoint llegaron a un punto de ebullición, ya que los funcionarios israelíes cerraron los torniquetes por largos períodos de tiempo durante las horas de la mañana. Abu Shiera le comenta a Al Jazeera que, por la frustración, los trabajadores rompieron uno de los torniquetes y una puerta del punto militar israelí para poder atravesarlo.

Abu Shiera dice que los trabajadores se estaban asfixiando, pero un portavoz de la policía fronteriza israelí afirma que los trabajadores estaban "actuando violentamente, empujando, empujando y rompiendo cosas".

Ibrahim Hushiyye, trabajador de la construcción [Jaclynn Ashly / Al Jazeera]

Las autoridades israelíes reunieron a los trabajadores en un patio abierto dentro del complejo hasta que pudieron reparar el daño.

"Este checkpoint siempre ha sido difícil", informó a Al Jazeera, Ibrahim Hushiyye, un trabajador de la construcción de 28 años de la ciudad de Yatta en Hebrón. "Pero solía ser más fácil que en estos días".

"Cada día se pone peor y peor", indicó. "Es mucho más que ser intolerable. Si alguien nunca ha experimentado algo como esto, espero que nunca tenga que hacerlo".

'Nosotros somos humanos'

El portavoz de la policía fronteriza israelí confirmó que el ejército israelí está expandiendo el área del checkpoint, creando más carriles e introduciendo mejoras tecnológicas para disminuir el tráfico, similar a los recientes desarrollos en el checkpoint israelí en Qalandiya cerca de Ramallah.

“El agotamiento que experimento al pasar por este checkpoint es más agotador que mi jornada laboral de ocho horas”. Nasser Abu Maria, obrero palestino de la construcción

Sin embargo, negó que esta fuera la causa del agobiante tráfico, en lugar de decirle a Al Jazeera que fue el resultado de un aumento de los permisos que Israel ha estado otorgando a los palestinos para que trabajen en Israel. Sin embargo, Abu Shiera indica que no ha visto ningún aumento en el número de trabajadores, y el principal problema es que los funcionarios israelíes cierran los torniquetes.

Cuando Al Jazeera le preguntó si las autoridades israelíes eran conscientes de las difíciles condiciones que enfrentan los palestinos en el checkpoint, el portavoz hizo una larga pausa y dijo: "Sí". Pero continuó diciendo que estas cuestiones están relegadas a "la parte palestina [del punto de control], no a la parte israelí", señalando que era responsabilidad de las autoridades palestinas abordar estas cuestiones.

Los palestinos se han quejado durante mucho tiempo de las condiciones en el checkpoint  [Jaclynn Ashly / Al Jazeera] 

Una fuente en la Oficina de Coordinación del Distrito Palestino, que coordina con el ejército israelí, habló con Al Jazeera sobre la condición de anonimato y dijo que toda el área del checkpoint está controlada por Israel. "No tenemos poder de decisión con los israelíes. No nos consultan en absoluto. No tenemos control sobre los puntos de control israelíes", expresó.

Sin embargo, incluso si los israelíes solicitaran la asistencia palestina en el punto de control, la parte palestina se negaría. "No les permitiremos que nos pongan frente a los trabajadores. Entonces los trabajadores nos combatirán a nosotros en lugar de a los israelíes".

"No interferimos en absoluto", agregó. "El problema es el propio checkpoint y esto es causado por los israelíes".

El portavoz de la policía fronteriza israelí aseguró a Al Jazeera que en los próximos meses se abrirá un nuevo checkpoint mejorado que resolverá el problema del tráfico.

Mientras tanto, los trabajadores palestinos indican que el ejército israelí ha estado renovando una nueva parte del punto de control durante al menos un año y medio, y cada vez que se establece una fecha para su apertura, se pospone.

"Siempre se nos dice que el checkpoint se está renovando y mejorará. Pero no creo que Israel esté interesado en hacer nuestras vidas más fáciles", aseguró Abu María.

"Todo esto es completamente innecesario", continuó. "Pasamos por este checkpoint casi todos los días. Ellos (los funcionarios israelíes) nos conocen. Estamos cargando nuestras bolsas de almuerzo, no armas. Solo estamos tratando de llegar a tiempo al trabajo.

Fuente Original: Israel's Checkpoint 300: Suffocation and broken ribs at rush hour

Fuente: Jaclynn Ashly, Al Jazeera News / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original y a la traducción de Palestinalibre.org