2019 · 08 · 23

La ONU promete “castigo” a las malas conductas en Palestina y Yemen

Una alta funcionaria de las Naciones Unidas prometió que los responsables serán castigados, tras una exhaustiva investigación sobre las acusaciones de mala conducta en las operaciones en Yemen y los territorios palestinos ocupados.

Una escuela de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Medio Oriente (UNRWA), situada en Gaza. La cúpula de UNRWA está siendo investigada por presuntos abusos de poder y otras prácticas antiéticas. Crédito: Khaled Alashqar / IPS

Ursula Mueller, subsecretaria general adjunta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para asuntos humanitarios, denunció el impacto “devastador” de que empleados del organismo puedan llenarse los bolsillos con el dinero que fue donado para las personas más necesitadas del mundo.

La reputación de la ONU en Medio Oriente se ha visto afectada por una serie de acusaciones de que algunos de sus funcionarios en Palestina y Yemen están incursos en corrupción, conducta sexual impropia y otros delitos.

“Necesitamos realmente mirar a las personas que están cometiendo estas actividades devastadoras para la respuesta humanitaria”, dijo Mueller a IPS.

“Cuando nos damos cuenta de estas irregularidades, corrupción o fraude, hacemos un seguimiento y creo que existen mecanismos y reglas para hacerlo. Y también estas personas deben enfrentar las consecuencias. Que no se ponga a un lado y que pueda desaparecer impune”, planteó.

Según informes, la cúpula de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Medio Oriente (UNRWA, en inglés), incluido su comisionado general, Pierre Krahenbuhl, está siendo investigada sobre presuntos abusos de poder.

Un informe confidencial, filtrado en julio, realizado por un organismo de control interno de la ONU describe la existencia de un “círculo interno” de Krahenbuhl y sus principales colaboradores que participan “en conducta sexual inapropiada, nepotismo, represalia, discriminación y otros” actos ilícitos.

Krahenbuhl entabló una relación con la asesora principal Maria Mohammedi en 2014 que estaba “más allá de lo profesional” y acordó que viajara con él en costosos vuelos aéreos en clase ejecutiva, según se aseguró en el informe.

El comisionado general ha rechazado las acusaciones, se ha negado a dimitir y asegura que UNRWA está bien gestionada.

En paralelo, la ONU está afrontando también reclamos de actuaciones corruptas en las operaciones de asistencia en Yemen para paliar la peor crisis humanitaria del mundo, tras una guerra de cinco años que ha llevado a millones de su población civil al borde de la hambruna.

Según los informes, más de una docena de funcionarios de la ONU se han aliado con combatientes de los dos lados enfrentados para repartirse fondos en efectivo de esa ayuda que gestionan en Yemen. Algunos también suministraron trabajos con altos salarios a personas no calificadas, según informaciones periodísticas.

Una investigación de la Organización Mundial de la Salud comenzó en noviembre, en medio de acusaciones de contabilidad dudosa por parte de Nevio Zagaria, un médico italiano de 20 años, quien, según los informes, brindó trabajos bien remunerados a amigos, incluso a un estudiante que tenía la tarea de cuidar a su perro.

Las acusaciones de sobornos y prácticas antiéticas, así como sus negativas consecuencias, son una oportunidad para que la ONU revise su actual seguimiento de la financiación que administran sus funcionarios en las tareas en el terreno, que a menudo operan de forma autónoma en zonas en crisis donde las situaciones cambian constantemente y requieren adoptar decisiones muy rápidas.

El escándalo en la UNRWA, que brinda servicios a unos cinco millones de refugiados palestinos, es particularmente dañino, ya que se produce cuando la administración estadounidense de Donald Trump pide que se cierre la agencia.

Bélgica, Holanda y Suiza ya han recortado los ya mermados fondos de la Agencia.

“Las Naciones Unidas tienen cero tolerancia con la corrupción”, dijo Mueller a periodistas en la sede de la ONU en Nueva York. La diplomática alemana también es coordinadora adjunta de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios

“Dependemos de contribuciones voluntarias de los Estados miembros y de los individuos para contribuir a dar respuesta humanitaria… cualquier mancha de corrupción o fraude es desastrosa. Por lo tanto, tenemos mecanismos de prevención de fraude y cuando escuchamos sobre irregularidades, hacemos todo lo posible para dar seguimiento y corregirlo”, afirmó.

La UNRWA se creó en los años posteriores a la expulsión o huida de unos 700.000 palestinos durante la guerra de 1948 por la creación de Israel. Brinda servicios médicos y escolares a millones de refugiados pobres en Líbano, Jordania, Siria y los territorios palestinos ocupados.

En Yemen, una coalición encabezada por Arabia Saudita y respaldada por varios países intervino en marzo de 2015 contra el movimiento rebelde hutí, que está respaldado por Irán y que a fines de 2014 derrocó temporalmente al presidente Abu Mansour Hadi.

T: MF

Fuente: James Reinl, IPS Noticias