2019 · 11 · 04 • Electronic intifada / Rebelion.org

El pánico al BDS alcanza el punto álgido

La decisión del Parlamento checo de aprobar una resolución que condena el movimiento de boicot, desinversión y sanciones liderado por palestinos como antisemita la semana pasada es solo el ejemplo más reciente de que el pánico por el BDS ha alcanzado un punto álgido.

Una manifestante sostiene un cartel que dice "Boicoteo a Israel pero no a los judíos" durante un evento en Berlín de solidaridad con Palestina. Fabrizio Bensch Reuters

Esta última ronda de intentos de detener las críticas públicas al trato de Israel a los palestinos comenzó en Gran Bretaña en mayo. Jeremy Hunt, en ese momento secretario de Asuntos Exteriores y candidato al liderazgo del Partido Conservador, atacó a los partidarios del BDS declarando que "boicotear a Israel, el único Estado judío del mundo, es antisemita".

Mucho más desconcertante, el Parlamento de Alemania, el Bundestag, aprobó una resolución ese mismo mes que condenó al BDS como inherentemente antisemita.

Varios días después, el comisionado de Alemania sobre el antisemitismo, Felix Klein, advirtió de que "no puedo recomendar a los judíos que usen la kipá en todas partes, todo el tiempo, en Alemania", en una declaración hecha pocos días antes de la marcha anual de al-Quds, un evento de solidaridad con Palestina en Berlín.

En junio Peter Schäfer, director del Museo Judío de Berlín, se vio obligado a renunciar por permitir que el museo compartiera en Twitter un artículo del periódico Die Tageszeitung. El artículo informaba de que un grupo de 240 académicos judíos e israelíes habían firmado una carta al Bundestag oponiéndose a la resolución anti-BDS alegando que es histórica y fácticamente incorrecto equiparar BDS con antisemitismo.

Cuando Der Spiegel investigó en julio la resolución del Bundestag e informó de que había sido aprobada luego de un intenso cabildeo por parte de los grupos pro israelíes Values Initiative y el Foro de Paz de Medio Oriente, la revista también fue considerada antisemita por los líderes judíos alemanes.

Ansiedad palpable

En los Estados Unidos, la ansiedad por el BDS es palpable y se extiende a cualquier desacuerdo percibido contra el público judío.

A comienzos del verano, 27 estados individualmente ya habían adoptado leyes u órdenes ejecutivas anti-BDS.

Cuando la congresista de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez se refirió en junio a los espantosos centros de detención en el sur de los Estados Unidos que albergaban inmigrantes que buscaban asilo como "campos de concentración", se encontró con una tormenta de protestas. Fue acusada de denigrar el Holocausto y, por extensión, las sensibilidades del pueblo judío.

El Centro Simon Wiesenthal la acusó de "insultar a las víctimas del genocidio", mientras que la Liga Antidifamación, otro grupo de presión proisraelí, la reprendió por hacer comparaciones con el Holocausto.

Extrañamente, el Museo Memorial del Holocausto de los Estados Unidos fue un paso más allá y publicó una declaración rechazando cualquier comparación entre "el Holocausto y otros eventos".

En respuesta, cientos de académicos, muchos de los cuales tienen vínculos directos con el museo, escribieron una carta en protesta por la declaración. Los eruditos condenaron la decisión del museo de "rechazar por completo cualquier posible analogía con el Holocausto o con los eventos que condujeron a él [como] fundamentalmente ahistóricos".

A fines de julio, en una votación de 398 a 17 votos, la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobó abrumadoramente su propia resolución condenando el BDS.

La votación fue ampliamente vista como una reprimenda a las declaraciones que cuestionan el apoyo acrítico de los Estados Unidos a Israel por parte de Ocasio-Cortez, la representante palestina-estadounidense Rashida Tlaib de Michigan y la representante estadounidense somalí Ilhan Omar de Minnesota.

Ignorar la amenaza real

Como judío estadounidense, historiador del pueblo judío y del Holocausto y signatario de las cartas académicas enviadas tanto en Alemania como en los Estados Unidos (así como una carta similar al Parlamento checo), he observado con alarma las formas en que el movimiento BDS está mal caracterizado y demonizado.

Mi preocupación es doble. Primero, el intento de caracterizar al BDS como antisemita es principalmente una estratagema para desviar las críticas legítimas del trato inhumano de Israel a los palestinos que viven bajo la ocupación.

En segundo lugar, y no menos angustiante, es que la ansiedad por el BDS ignora la amenaza mucho más perniciosa de los supremacistas blancos contra los judíos y otros grupos minoritarios étnicos y religiosos tanto en Alemania como en los Estados Unidos.

En los peores días de la violencia entre Israel y los palestinos que viven en la Cisjordania ocupada y Gaza, hubo grandes retorcimientos de manos entre los liberales en Occidente que querían apoyar la causa palestina pero que no podían soportar los ataques terroristas a civiles israelíes. Vale la pena señalar que los ataques israelíes contra civiles palestinos, que fueron mucho más numerosos, no provocaron la misma angustia.

En particular durante la década de 1990, los años entre la primera y la segunda intifadas, a menudo se escuchaban lamentos como "si los palestinos adoptaran la no violencia, entonces podríamos apoyar su causa".

Los ataques suicidas, los bombardeos de autobuses y el lanzamiento de piedras dieron a estos liberales una excusa suficiente para pasar por alto la opresión sistemática de Israel para con los palestinos, que incluyó asesinatos extrajudiciales, ocupación de tierras palestinas, detención indefinida y asaltos militares regulares contra civiles.

Desde que se hizo un llamamiento palestino a un boicot a Israel en 2005, el movimiento BDS ha promovido la misma estrategia de resistencia no violenta a Israel que una vez exigieron los liberales occidentales.

El BDS hace un llamado para que Israel se vea obligado a adherirse al derecho internacional, no a través de la violencia, sino a través de la desconexión y el aislamiento económico, social, cultural, político y académico.

A pesar de este enfoque pacifista para poner fin al sufrimiento palestino, los liberales aparentemente bienintencionados han seguido al lado de los líderes israelíes y las organizaciones sionistas menos bienintencionadas que lo que han representado como la amenaza existencial más sustancial para el Estado judío y un ejemplo profundo de antisemitismo.

¿Se avecina una catástrofe?

Ahora es común escuchar informes de que un "nuevo antisemitismo" tipificado por el movimiento BDS amenaza con poner en peligro a los judíos en una escala no vista desde la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto nazi.

Los estudios de varias organizaciones judías importantes han dado la alarma de que el antisemitismo es un "peligro claro y presente". Y los comentaristas regularmente declaran que otra "guerra contra los judíos" está sobre nosotros, esta vez desde la izquierda política.

Tanto The New York Times como The Washington Post publicaron el verano pasado artículos declarando el peligro del BDS. Si bien estos comentarios pretenden alertarnos de una catástrofe inminente, están menos motivados por cualquier amenaza tangible que por ser parte de una campaña persistente para evitar discusiones que son críticas para el tratamiento de los palestinos por parte de Israel.

La verdad es que el "viejo antisemitismo" de la extrema derecha es mucho más una amenaza y requiere vigilancia y resistencia persistente y un reconocimiento de que está profundamente entrelazado con otras manifestaciones de la supremacía blanca.

En mayo, en las elecciones al Parlamento Europeo se obtuvieron victorias en el Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia y grandes logros del partido Alternativa Neofascista en Alemania.

En junio, el político alemán Walter Lübcke fue asesinado por su postura a favor de los refugiados.

En los Estados Unidos, los supremacistas blancos inspirados en las políticas y la inventiva racista de Donald Trump han apuntado a sinagogas, centros comunitarios y cementerios judíos. Los tiroteos en sinagogas en Pensilvania y California en el último año dejaron muertos una docena de fieles judíos.

No debemos permitir que los debates sobre BDS nos distraigan de la ocupación ilegal e inmoral de Israel en Cisjordania y Gaza o de la amenaza real que enfrentan los judíos y otros grupos étnicos y religiosos minoritarios en Europa y Estados Unidos.

Dadas las repetidas afirmaciones de Israel de que habla en nombre de los judíos de todo el mundo, es especialmente necesario que los judíos de todo el mundo respeten el derecho internacional, especialmente en términos de su tratamiento de aquellas poblaciones bajo su control.

Mientras los partidarios de Israel insisten en que el Estado judío no puede ser cuestionado o boicoteado, solo permiten que el sufrimiento de los palestinos que viven bajo la ocupación israelí continúe sin cesar.

Lo mismo ocurre con la declaración de que los judíos, porque alguna vez fuimos víctimas de uno de los mayores crímenes genocidas de la humanidad, somos de alguna manera incapaces de ser perpetradores de actos de violencia contra otros pueblos. También refuerza la creencia antisemita de que los judíos son personas fundamentalmente distintas para quienes deben aplicarse reglas especiales.

Además los intentos de ampliar la definición de antisemitismo para abarcar formas de protesta, como el BDS, que claramente no son antisemitas solo pueden hacer que sea más difícil combatir el odio antisemita real cuando aparece.

Se publicó una versión anterior de este artículo en Die Tageszeitung, en alemán, y en A2larm, en checo.

Acerca del autor: Barry Trachtenberg es profesor de historia y director del programa de estudios judíos en la Universidad de Wake Forest en Carolina del Norte. Su último libro es The United States and the Holocaust: Race, Refuge and Remembrance (Bloomsbury Press, 2018).

Fuente Original: Panic over BDS reaches fever pitch

Fuente: Barry Trachtenberg. Electronic intifada / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)

Electronic intifada / Rebelion.org